Descargar gratis VIENTOS DE CUARESMA (4ª REED.) 2009 en español

VIENTOS DE CUARESMA (4ª REED.) leonardo-padura
Titulo
VIENTOS DE CUARESMA (4ª REED.)
Idioma
Castellano / Español
Categoria
Novela negra
Editorial
TUSQUETS EDITORES
Paginas
364
ISBN
8483831481
Comentarios
6
Fecha
Etiquetas
Novela negra
Descarga gratis aquí

Resumen y Descripción

Ya conocido por los lectores españoles gracias a Máscaras, Paisaje de Otoño y Pasado perfecto, Leonardo Padura nos ofrece ahora Vientos de Cuaresma, la pieza que cierra el círculo de su tetralogía "Las Cuatro Estaciones". Vientos de Cuaresma es, como los otros tres, un thriller desconcertante y una historia de amor. En los días infernales de la primavera cubana, cuando llegan los vientos cálidos del sur, el teniente Mario Conde, que acaba de conocer a Karina, una bella y deslumbrante mujer, entusiasta del jazz y del saxofón, encarga una delicada investigación. Una joven profesora de química de la misma escuela secundaria donde El Conde estudió hace años fue asesinada en su apartamento, donde también hay restos de marihuana. Así, investigando la vida del maestro, con un impecable bagaje académico y político, el Conde entra en un mundo en descomposición, donde el arribo, el tráfico de influencias, el consumo de drogas y el fraude revelan el lado oscuro de la sociedad cubana contemporánea. Al mismo tiempo, el policía, enamorado de la bella e inesperada mujer, vive días de gloria sin imaginar el resultado devastador de esta historia de amor.

Información sobre el autor y escritor

Leonardo Padura

Nacionalidad: Cuba Nacido en: Mantilla, Cuba, el 09/10/1955 El novelista y periodista cubano conocido especialmente por sus novelas policíacas de detectives Mario Conde. Nacido en Mantilla (uno de los diez Consejos Populares del barrio de Arroyo Naranjo, en el territorio de la provincia de La Habana), realizó sus estudios preuniversitarios en La Víbora, de donde es su esposa, la guionista Lucía López Coll. Estas zonas de La Habana, muy ligadas espiritualmente a Padura, se verán reflejadas más adelante en sus novelas. Padura estudió Literatura Latinoamericana en la Universidad de La Habana y comenzó su carrera como periodista en 1980 en la revista literaria El Caimán Barbudo; también escribió para el periódico Juventud Rebelde. Más tarde se hizo conocido como ensayista y escritor de guiones audiovisuales y novelista. Su primera novela, Fiebre del Caballo, básicamente una historia de amor, fue escrita entre 1983 y 1984. Pasó los siguientes seis años escribiendo largos informes sobre acontecimientos culturales e históricos que, como él mismo cuenta, le permitieron abordar estas cuestiones de forma literaria. En ese momento comenzó a escribir su primera novela con el detective Mario Conde y, al hacerlo, se dio cuenta de que "aquellos años que había trabajado como periodista habían sido fundamentales" en su "desarrollo como escritor". "Primero, porque me habían dado una experiencia y una experiencia que yo no tenía, y segundo, porque estilísticamente había cambiado absolutamente con respecto a mi primera novela", explica Padura en una entrevista con Havana-Cultura. Los policías de Padura también tienen elementos de crítica a la sociedad cubana. A este respecto, el escritor ha dicho: "De Hammett, Chandler, Vázquez Montalbán y Sciascia aprendí que es posible tener una novela policial que tenga una relación real con el medio ambiente del país, que denuncie o toque realidades concretas y no sólo imaginarias. Su personaje Conde, desordenado, a menudo borracho, descontento y desencantado, "que arrastra una melancolía", según Padua, es un policía al que le hubiera gustado ser escritor y que se solidariza con escritores, locos y borrachos. Las novelas con este teniente han tenido un gran éxito internacional, han sido traducidas a varios idiomas y han ganado prestigiosos premios. Conde, dice el escritor en la entrevista, refleja las "vicisitudes materiales y espirituales" que su generación ha tenido que vivir. "No es que sea mi alter ego, pero ha sido la forma en que he tenido que interpretar y reflejar la verdadera Fuente: Wikipedia
Leonardo Padura

Críticas de los lectores

Según la RAE, un árbol es una "planta perenne, con un tronco alto y arbolado que se extiende hasta una cierta altura desde el suelo. El tronco es un soporte, donde se asientan las ramas, y debe ser muy fuerte para que permanezca de pie. Las ramas pueden ser muchas o pocas, pero son igualmente necesarias y características de esta planta, porque ¿qué es un árbol sin ramas? Los Vientos Cuaresmales de Leonardo Padura tienen una estructura similar. La sinopsis, al principio, nos dice que el libro sólo hablará de un oficial de policía. Ese sería el tronco: la novela se basa en un caso que necesita ser resuelto. Sin embargo, eso no es lo que hace que el texto de Padura sea tan bueno. Bajo este pretexto, podría haber sido un libro más en la pila. Hay muchas novelas que parten de esta premisa y, por desgracia, sólo se aferran a ella. Pero este no es el caso de los vientos cuaresmales. Desde el principio, nos damos cuenta de que la novela no es sólo una historia de detectives. Y a medida que la historia avanza, se hace más y más pronunciada. La novela tiene varios subtramas dentro de lo que sería el arco de la trama, por eso es tan interesante. Hay un caso principal: un profesor de química es encontrado muerto en su apartamento, en un contexto de drogas, violencia y falta de control. El crimen parece un poco descuidado y no premeditado. Sin embargo, detrás de este tema "central" (y lo pongo entre comillas porque nos daremos cuenta de que no es tan central), hay muchos otros temas de los que habla la historia: la amistad, el afecto, el amor, la felicidad, la tristeza, los sueños y las frustraciones, los problemas y las soluciones. En resumen, la novela es mucho más que un simple policía: Vientos de Cuaresma nos muestra una de las muchas interpretaciones que tiene, en este caso para un policía aparentemente insignificante de la realidad cubana de los años noventa. Y para que este árbol, con su compleja red de ramas, permanezca en pie, es esencial que sus raíces sean fuertes y estén tan maduras y trabajadas como sus ramas. Y aquí entran en escena los personajes, que para mí, representan la base de una novela. "Sólo te pediré una cosa, pero es muy importante, y ya que haces milagros, me vas a ayudar, porque necesito un milagro del tamaño de este cementerio para llegar allí, ¿me entiendes? Ojalá pudieras entenderme y escucharme: sólo quiero ser feliz, ¿es mucho pedir? Me encantaría, pero no me olvides, Milagroso, ¿de acuerdo?" Mario Conde, el protagonista, es un escritor frustrado que se convirtió en policía. Trabaja en el Banco Central de Cuba, y cuando le dicen que tiene que resolver el siguiente caso, se obsesiona completamente. Pensé que El Conde era un excelente protagonista. Un hombre que parece tener una vida segura como oficial de policía pero que, la mayor parte del tiempo, cuestiona todo. Por qué decidió ser policía, si la ama, si es feliz, si no, etc. Sus pensamientos aportan mucho a la historia y le dan un toque especial que otros policías no tienen. "Sólo cuando Mario Conde se enamoró se atrevió a pensar en el futuro. Encender luces de esperanza para el futuro se había convertido en el síntoma más evidente de una satisfacción amorosa y vital capaz de desterrar de su conciencia la nostalgia y la melancolía entre las que había vivido durante más de quince años de persistentes fracasos. No creo que Padura pudiera haber construido un personaje mejor. Cuando se trataba de nombrar al autor, me fascinaba su forma de escribir. Me pareció muy interesante ver cómo, a través de un lenguaje sencillo pero bien utilizado, se pueden transmitir y desarrollar párrafos y párrafos que, aunque tienen poco que ver con la trama central, hacen que la historia sea mucho más completa y atractiva de leer. Entrelaza exactamente el número de momentos de reflexión con las escenas más dinámicas y estrictamente policiales. Y eso es lo que hizo de Vientos de Cuaresma una de las mejores lecturas del año. El autor sabe que una novela que no tiene trama y se basa sólo en párrafos de sus ideas puede llegar a ser un poco aburrida, como una historia que sólo transmite momentos y escenas de acción y nada más, que no deja nada que pensar o al menos nos deja un poco que pensar; Padura combina estos dos conceptos de una manera magistral. Y este es un gran mérito del autor. Todo esto se suma a las numerosas referencias a la cultura y realidad cubana contemporánea que enriquecen nuestro conocimiento de las diferentes formas de vida que tenemos en América Latina. Miller dijo que París es como una puta, pero La Habana es aún más una puta: sólo se ofrece a los que la pagan con angustia y dolor, e incluso a los que no lo hacen...".
Terminé mi primer libro en español en la serie'Mario Conde', el teniente de la policía de La Habana, el último de los románticos, el nostálgico, que se enamora de una mujer que toca el saxofón y que tiene lugar a finales de los años ochenta, bajo los calurosos vientos del sur, los vientos cuaresmales (sólo para ver que los primeros párrafos son impresionantes, incluso bajo los vientos áridos y sofocantes del desierto). Una caída por el tabaco, por beber (ron eterno), inseparable de la comida de su amigo Flaco Carlos y su madre Josefina. El personaje ideal, el que nos apasiona, aunque sólo sea porque en otra vida quiso ser escritor, y leer a Pablo Neruda, J.D. Salinger, Ernest Hemingway, Julio Cortázar y Carson McCullers, es el segundo libro de esta serie (hace casi un año leí "A Neblina do Passado", que es más de una década después de este acontecimiento). Es bueno que el primer libro de esta serie de Mario Conde,'Um Passado Perfeito', se publique en Portugal (un gran hallazgo por 4,90 euros); leer en español no es muy difícil, pero a veces tengo que resaltar las palabras para traducirlas después. Y la lectura del libro anterior en portugués permitió aprender los nombres de los personajes y localizar al Conde en su barrio, en Pré, en la ciudad. Pero también es un hecho que leer el libro en su forma original es una delicia, especialmente los diálogos entre el Conde y Flaco Carlos. En este libro, además de investigar la muerte de un profesor preuniversitario (y en la misma escuela donde Condé estudió y conoció a los que, veinte años después, aún son sus amigos), se cuenta la historia de La Habana, La Habana que echa de menos y que nunca conoce. un libro, una serie que recomiendo, incluso en español:)*** Leer la traducción "Vent de Carême", las ediciones de Asa (agotadas, en la biblioteca) en 2018.
Es la segunda novela de Padura que he leído, y es genial. Al igual que Adiós, Hemingway, éste capta la atmósfera única de La Habana mejor que cualquier otro novelista contemporáneo que haya leído. Pero sus cualidades van mucho más allá. Padura conoce las convenciones de la novela policíaca negra como nadie, y la novela es una lectura original y entretenida a este nivel. Pero también es una irresistible historia "literaria" con el viaje interior del protagonista, el "triste detective" Mario Conde, en el centro. Conde es un personaje extremadamente memorable, y es su interior lo que le da peso y significado a este libro. También hay una conmovedora historia de amor, con una o dos espectaculares escenas de sexo. ¿Qué podría pedir un lector? Esta traducción no es perfecta, pero es evidente que se ha hecho todo lo posible por permanecer fiel a la voz original y transmitir algunos de los "cubanismos" que hacen que el diálogo de Padura sea tan entretenido y poderoso. Una lectura muy recomendable si vas a La Habana, si ya has estado allí y quieres volver, o si simplemente estás buscando una historia cautivadora e inmersiva.
Padura escribe bien. Su personaje principal es un policía de La Habana, es decir, está enmarcado en el género negro. Las etiquetas son así de simples. Padura hace novelas sobre géneros. Hay un asesinato y como en cualquier ciudad del mundo, debe ser resuelto; pero el autor lleva a su personaje a mucho más que eso. Esto le hace viajar a través de su pasado lleno de ilusiones para convertirse algún día en escritora y tener un gran amor. Nada de esto sucederá. Mario Conde se hunde en la melancolía. Viaja su vida a la velocidad del Lada conducido por su subordinado Manuel, siempre queriendo caminar sobre el acelerador. Los subtramas que terminan en la parte principal elevan la novela, llevándola a un lugar donde el sol brilla en un cielo puro y borroso. Todas las páginas son buenas. La nostalgia, gran protagonista, está en los autores leídos por Mario, en su música favorita, en el juego de pelota y por supuesto en los flacos Carlos y Josefina. Las botellas de restos de ron se vacían en La Habana; el viento golpea la tierra y llena el distrito de angustia. www.preferirianotenerquehacerlo.wordp...
Termina un libro con un suspiro y sin saber si llorar con el personaje o reírte porque has encontrado un autor cuya prosa compromete tu mente y tu alma. Una novela policíaca de finales del siglo XX en Cuba, un detective astuto pero solitario demasiado considerado para un puesto cínico. Un asesinato lleva la línea de la historia, supuestamente; pero en realidad, es la vida de Mario Conde, un escritor de la policía, un amigo fiel y solitario por la fuerza. Un alma como la tuya o la mía, vulnerable pero valiente. Finalmente, al desentrañar la brutalidad del mundo que le rodea, no deja de serlo y el único consuelo reside en los detalles de un amigo y una copa compartida.
Echa un vistazo a la serie original de Netflix Four Seasons en La Habana, basada en los libros de Leonardo Padura********"Este viento ha sacado a la superficie las arenas negras y la basura de su memoria, las hojas quebradizas de los muertos y los amargos olores de la culpa, con una intensa perversidad que cuarenta días en el desierto. Al diablo con el viento", susurró, decidiendo no seguir revolcándose en esta melancolía, porque sabía que el antídoto -una botella de ron y una mujer, mejor dicho una prostituta- era el remedio perfecto e instantáneo para una depresión que no podía decidir si estaba en su alma o en su piel... "El teniente Mario Conde es uno de los mejores inspectores de La Habana, pero no quiere ser inspector". Quiere ser escritor. Quiere escribir como Hemingway de la misma manera que yo quiero ser un Kennedy. Quiero ser un KennedyQuiero ser un gran rompecorazonesQuiero ser un KennedyQuiero ser un KennedyQuiero ser un KennedyQuiero estrechar la mano de los héroesY besar a las chicas de los pliegues-centros en la lenguaY morir joven No puedo pensar en Cuba sin pensar en JFK, pero debo admitir que realmente no quiero ser un Kennedy. Ellos tienden a MORTIR DEMASIADO JOVENES, y yo tengo DEMASIADO libros para leer. He estado escuchando mucha música últimamente, y Kill Hannah acaba de entrar en esta crítica. El Conde no ha tenido mucho placer en el heno durante demasiado tiempo. Él bebe. Se masturba. Desafortunadamente, el ron y un buen frotamiento sólo lo acompañan hasta que capta el aroma de una mujer hermosa. Entonces se siente insatisfecho de nuevo, sin amor, sin amor, sin amor, sin amor y todavía desesperadamente en busca de unas horas preciosas para... "Escribe lo que quieras. Escribe: "Tiene un caso de asesinato. Hay un poco de todo: "sexo, violencia, drogas, crimen, alcohol, fraude, estafas de dinero, marketing negro, favores sexuales y sólo desiertos". Una maestra fue estrangulada hasta la muerte, una cosita muy bonita, un poco mayor que los estudiantes a los que enseña. Es alarmante que un profesor haya sido asesinado, pero lo que es chocante es que un porro esté flotando en el inodoro. Mi vida estaba vacía, para siempre abajo hasta que me lleves, hasta que me muestres que mi vida es libre ahora, mi vida es clara, te amo mi dulce hoja, aunque no puedas oír, vete ahora, inténtalo. Vivir en un país que ha sido invadido por la metanfetamina, el crack, el crack, y ahora debido a todas las adicciones en Oxycontin (Gracias a la Gran Farmacia), tenemos problemas de heroína de nuevo. Purple Haze Encontrar un porro en la escena de un crimen aquí es como encontrar un pañal de un bebé en una fila, desagradable porque necesita ser cuidado, pero no tiene mucho interés. En Cuba, encontrar marihuana en la escena de un crimen es importante. Sus reacciones fueron similares a las de una antigua serie policial de los años cincuenta, pero su pensamiento, al igual que el de sus coches, fue suspendido en ese momento. La trama es secundaria al destino de Condé con su libido. Conoció a una mujer, no cualquier mujer, una saxofonista, una pelirroja con curvas tan salvajes que ni siquiera James Dean podría haber navegado con seguridad: "Sería fácil etiquetar a Conde como un hombre supersexual y viejo, atrapado en una larga crisis de la mediana edad, pero lo que lo salva para mí es que es un hombre tan romántico. Sueña con estar con esta mujer que no sólo cumplirá todas sus fantasías sexuales, sino que le dará estabilidad, gracia y propósito en la vida. Es un alma literaria tan perdida y torturada que aquellos de nosotros que luchamos por ser quienes se supone que somos, podemos identificarnos con su miedo de que nunca tendrá la oportunidad de tomar lo que siente y liberarlo con palabras. La otra noche vi el programa de Anthony Bourdain en CNN, Parts Unknown, que tuvo lugar esa semana en Cuba. Era el momento adecuado porque pensé en cuándo iba a hacer el viaje yo mismo... con suerte, antes de que las cosas cambiaran demasiado. [...] [...] [...] [...] [...] [...] [...] [...] [...] [...] [...] [...] [...]

Información de la editorial

TUSQUETS EDITORES

Tusquets Editores es una editorial española fundada en 1969 por Beatriz de Moura y Óscar Tusquets, que ha publicado obras de autores españoles como Octavio Paz, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, etc. Tusquets Editores concede el Premio Tusquets de Novela desde 2005, al que pueden optar las novelas en español.También recibió el Premio La Sonrisa Vertical de narrativa erótica entre 1977 y 2004.En 2012 Tusquets Editores se incorpora al Grupo Planeta.6 Traducción realizada con el traductor www.DeepL.com/Translator
Leonardo Padura