Descargar gratis LA VIDA DEL BUSCÓN. LIBRO + CD 2014 en español

LA VIDA DEL BUSCÓN. LIBRO + CD vv-aa
Titulo
LA VIDA DEL BUSCÓN. LIBRO + CD
Autor
Idioma
Castellano / Español
Categoria
Idiomas
Editorial
CIDEB
Paginas
145
ISBN
8853013443
Comentarios
6
Fecha
Etiquetas
Idiomas, Español, Lecturas graduadas de español
Descarga gratis aquí

Resumen y Descripción

El Buscón cuenta la historia de Pablos, un matón que, en un esfuerzo por mejorar su posición social y olvidar su origen deshonroso, abandona su pueblo natal y comienza un itinerario de aventura que lo llevará al fracaso en todos sus intentos de pertenecer a la nobleza. El ingenio ayudará a Pablos a superar situaciones desafortunadas, a aprovechar sus desgracias, a evitar la justicia.

Información sobre el autor y escritor

VV.AA.

Various es el autor correcto para cualquier libro con varios autores desconocidos, y es aceptable para libros con varios autores conocidos, especialmente si no todos son conocidos o si la lista es muy larga (más de 50); sin embargo, si se conoce a un editor, Various no es necesario. Indique el nombre del editor como autor principal (con la función "editor"). Nota: WorldCat es un excelente recurso para buscar información sobre autores y contenido de antologías.
VV.AA.

Críticas de los lectores

El Buscón es la historia del pequeño Pablo en su lucha por integrarse en la sociedad de la edad de oro. Sus viajes lo convertirán en un servidor de los infames maestros, en un poeta de comedias finas, en un amante de las noches vacías, en un receptor de palos... todo ello en una ambiciosa y delirante exposición de la más flagrante picaresca española, si debemos, como todo el mundo, comparar el Buscón con el Lazarillo, deberíamos empezar por decir que para mí es una versión muy mejorada del clásico anónimo. Con el humor sarcástico de Quevedo, esta obra se convierte en la mezcla perfecta entre una aventura de infortunios y una comedia interminable, porque son tantas las situaciones que atraviesa el camarero que casi no queda espacio para explorar y criticar desde entonces. La edición de Cátedra facilita la comprensión del manuscrito con las aclaraciones, aunque muchas de ellas son excesivas y más que aclaratorias, buscan ejemplos paralelos de los mismos términos: El Buscón, una obra maestra con la que entender la miseria manifiesta de los españoles del Renacimiento, sin dejar de reírse de los acontecimientos de Quevedo. Y lo que podemos aprender se puede resumir de la siguiente manera: "Y fue peor, porque nunca mejora su condición, lo que sólo cambia su lugar, no su vida y sus costumbres.
Su estilo satírico y barroco, marcado por juegos de palabras, antítesis y recursos literarios, permite al lector apreciar este derroche de ingenio literario. Hoy en día, como ya es el español antiguo, al menos para mí, es más difícil de leer y entender, teniendo que usar constantemente notas a pie de página para entender los juegos de palabras. Sin embargo, para los amantes de los clásicos y de las novelas cómicas, es un libro muy recomendable; además, se escucharán algunos párrafos, que se utilizan frecuentemente en los libros de texto escolares para explicar ciertos recursos literarios: la novela cuenta la historia de la vida de Don Pablos, desde su infancia. El protagonista es un matón de origen humilde y vergonzoso, ya que su padre es un ladrón y muere ejecutado por ello, y su madre es una bruja, por lo que la Inquisición finalmente la pone en el cácel, pero se resiste a ser pobre y junto a su amigo y Señor, que es hijo de un noble, viene a estudiar a la Universidad de Alcalá de Henares, donde se dedica a robarle a su amigo y a hacerse rico. A partir de ahí, y después de que su amigo lo desprecie, lleva una vida de trotamundos, siempre tratando de aprovecharse de su vecino, para que no tenga que trabajar y pueda vivir plácidamente y con caballerosidad.Vale la pena leer esta novela, teniendo en cuenta que hay que leerla despacio y consultar las notas a pie de página; pero sin embargo, nos transmite cómo era la vida en la edad de oro de España, cómo la mayoría de la gente tenía que pensar en ella para vivir, y si, como en este caso, se dice satíricamente, es un placer sumergirse en ella.
Hágale saber a su Mercedes que esta es la aportación romántica de Francisco de Quevedo y Villegas al género picaresco, escrita en su juventud y a la que renunciará más adelante, quizás para evitar más problemas de los que ya tenía, porque los tenía. Una novela conceptual, grotesca e hiperbólica que narra en primera persona una parte de la vida de un matón de la clase desfavorecida, de la que había tantos en estos mundos de Dios en la España de los Austrias. En sus páginas se convierten en locos para atar, bribones redondeados, expertos en mil vueltas para "poner un dos de tréboles y sacar un as de oro" de los bolsillos de los demás. Más que brillante en el estilo, sólo puedo atribuirle un final algo precipitado que hace que la obra pierda su carácter cuadrado o redondo; se relatan una serie de episodios ligados entre sí, pero sin llegar -quizás el autor no tenía la intención de hacerlo- a la unidad que encontramos en el Lazarillo de Tormes.Creo que eso es lo que una vez dijo, sobre el Premio Cervantes, que hay que honrar a Quevedo más que al hombre de una mano, el parnase de las letras españolas y que el premio se llama "Quevedo". Quien dijo eso tuvo sus razones, porque Quevedo es más que un maestro, un orfebre de nuestra lengua, conociendo un léxico impresionante y un estilo incomparable que siempre nos ha inspirado. Pero no estoy de acuerdo con eso ni con nadie, porque Cervantes era un mejor embajador de nuestras cartas en el extranjero y, como usted diría antes, era un espíritu superior al perro de Quevedo, y menos sujeto a los prejuicios más rancios de su tiempo. Lejos de la imagen simpática que pintó Pérez-Reverte en'El capitán Alatriste', estaba Don Francisco. En todo caso, nadie puede negarle al Sr. Quevedo esa pluma magistral que le hace querer leerla, no leerla, sino incluso memorizarla si es posible... Volviendo a El Buscón, pude revivir la lectura tal como se entendía entonces: alta y en compañía. No todo se puede leer en este aspecto, por supuesto, que no estamos en patios de corral, sino en algunos capítulos, como el del Licenciado Cabra. Una vez más, leí y mi padre se rió. El Buscón es sobre todo un libro del que la gente se ríe, y no debemos olvidarlo. El hecho de que siga haciendo reír a la gente en el siglo XXI es un mérito que hay que darle. Te ríes de sus exageradas descripciones, a pesar de que el texto cuenta episodios realmente duros y duros, porque el tiempo mismo fue duro y duro. Pablicos es hijo de una puta y de un barbero ladrón que veremos desmembrado, y de sus miembros suspendidos cuando el protagonista vuelva a Segovia; los alumnos de Alcalá son crueles con los novicios, como siempre lo han sido, hasta el punto de golpear a los pobres alumnos que no tienen ningún poder para defenderlos, o de llenarlos de flema y saliva; En las cárceles, los oscuros reflejos de la sociedad en su conjunto, el dinero hace posible evitar morir de enfermedades o en nombre de otros prisioneros o carceleros, y Quevedo se burla de un hombre en este infierno terrenal para ser una "puta", es decir, homosexual. Y así sucesivamente. Una España corrupta con un futuro incierto, donde es mejor tener un apellido y una bolsa llena de dinero que cualquier otra intención o esperanza. Nuestro autor es, en todo caso, inflexible con aquellos que, nacidos de la indignidad social, buscan escalar por sus propios medios, y los condena moralmente. El Lazarillo de Tormes fue una crítica a una sociedad hipócrita y expuso un determinismo en el carácter de Lázaro, y Quevedo reafirma este condicionamiento, pero no critica a esta sociedad. Hijo incomparable de su tiempo. Haz lo que ves", dice el dicho, y está bien dicho. De pura consideración en él, llegué a la resolución de ser un bellaco con los bellacos, y más, si puedo, que todos ellos. No sé si lo logré, pero le aseguro que hice todo lo que pude.
Parece casi increíble que una novela de comedia de 400 años de antigüedad siga siendo hilarante. La verdad es que "Historia de la vida del buscón" es una obra extraordinaria, tanto por su ingenioso uso del lenguaje (Quevedo fue uno de los más grandes representantes del conceptismo, cuya característica principal fue la síntesis y el ingenio en el uso del lenguaje) como por su hilarante gestión de la historia de un matón, nacido en Segovia, que busca entrar en la sociedad desde torres que a veces lo elevan y a veces lo reducen a una privación humana.Las aventuras de la investigación, que van desde sus inicios como lacayo de un hombre rico, pasando por el amante de una monja, hasta la falsa nobleza y los mendigos, son cada una más divertidas que la anterior, y Quevedo no se modera en lo más mínimo en su hilaridad a partir de descripciones gráficas de situaciones verdaderamente grotescas -véase la secuencia escatológica de las flechas en la Universidad de Alcalá de Henares.Quizás mi momento preferido fue el encuentro en Pablos con un poeta sacristán, donde leímos "Premática contra los poetas hueros, chirles y hebenes": un documento en el que se ordena que durante la Semana Santa "todos los poetas públicos se reúnan como mujeres malas, y que se desilusionen por el error en el que andan e intentan convertirlos", tratando a los poetas como "sabandijas", "sectas infernales" y "rompepalabras y transformadores de la razón". Además, Spoiler, qué hermoso es que Pablos acabe, después de todo, embarcándose en un viaje a América. Europa probablemente ha enviado a sus mejores talentos para conquistarnos.
Después de leer "La vie des Tormes Łazik", decidí recurrir a otros clásicos de la novela española Pykarejsk. Żywot młodych młodych młodych młodych młodychek niezczciwego" / "La vida de un joven tonto" es un libro publicado cien años después, en 1626. El protagonista y narrador principal, Pablos, viene de la llanura social (padre de un barbero y un ladrón, madre de una puta y una bruja), y vive muchas aventuras de las que apenas puede escapar con su vida. Un día, abandonó a su familia y su pasado y decidió unirse a las clases altas a toda costa, porque había estado pensando en su noble condición desde la infancia. Para ello, llega incluso a cometer numerosos engaños y ladrones. Al mismo tiempo, conoce a muchas empresas particulares, que a menudo han convertido la extorsión en un verdadero arte, algunas de las cuales, como las escenas de los internados, son extremadamente cómicas. Otros, como los trucos de los estudiantes hacia los recién llegados, pueden hacer retroceder lo que es más sensible a los motivos escatológicos. A veces el lenguaje es frívolo y hoy parece sexista: "No sabía contar hasta tres. Pero como no necesito mujeres como consejeras o para entretenerme, sino para acostarme con ellas - y si son feas y educadas, es como si te fueras a acostar con Aristóteles o Séneca o con un libro - me preocupo sobre todo por adaptarlas a un propósito, y cuanto más estúpida es la chica, más me gusta. El contexto social se describe con la burguesía, que puede ser fácilmente engañada por la codicia, y las costumbres que prevalecían entonces, por ejemplo, en el tratamiento de los presos azotamientos, o los juzgados por la Inquisición.
La literatura española del siglo XVII era otra cosa de otro nivel, la investigación es una novela divertida, típica del género de la literatura picaresca. Pero revela una realidad más profunda: no sólo las grandes distancias y el determinismo de clase de los españoles, que heredamos en América Latina, sino también el gusto y la aprobación, incluso en broma, de la trampa y el engaño. No creo que nuestra cultura sea así por novelas como ésta (o Lazarillo de Tormes, por ejemplo), sino que el género celebra lo que nuestra cultura celebra. La llamada "malicia indígena" que dicen en Colombia, que tiene más "malicia española heredada", insisto. Básicamente, El buscón revela la connivencia de nuestra cultura con todas estas prácticas.

Información de la editorial

CIDEB

VV.AA.