Descargar gratis La hija del tiempo 2014 en español

La hija del tiempo josephine-tey
Titulo
La hija del tiempo
Idioma
Castellano / Español
Categoria
Thriller
Editorial
RBA
Paginas
151
ISBN
8490562075
Comentarios
1
Fecha
Etiquetas
novela policíaca, narrativa, ficción, Thriller, Literatura clásica
Descargar PDF

Resumen y Descripción

Las largas horas de convalecencia en una cama de hospital pueden ser mortales para una mente despierta como la del inspector de Scotland Yard Alan Grant. Pero sus tediosos días terminan cuando alguien le ofrece un tema interesante para meditar: ¿se puede adivinar el carácter de alguien por su aspecto? Grant se basará en un retrato de Ricardo III para demostrar que esto es posible: el monarca más despiadado de la historia del Reino Unido podría haber sido, según Grant, inocente de cualquier crimen. Aquí comienza una investigación llena de conjeturas sobre la persona y el reinado de Ricardo III, un polémico pasaje de la historia británica que, tras leer esta novela, se verá sin duda con otros ojos.

Información sobre el autor y escritor

Josephine Tey

(Inverness, 1896 - Londres, 1952) es el seudónimo de la escritora escocesa Elizabeth Mackintosh. Fue una mujer independiente adelantada a su tiempo; nunca se casó y comenzó a ganarse la vida como profesora de educación física hasta la muerte de su madre en 1926, cuando tuvo que regresar a casa para cuidar de su padre discapacitado. Fue entonces, por diversión, cuando comenzó a escribir. Entre sus obras más aclamadas por la crítica y el público se encuentra La hija del tiempo, declarada la mejor novela de misterio de la historia por la Crime Writers' Association en 1990.
Josephine Tey

Criticas y Comentarios, Reseñas

Hoy es un detective del siglo XX que investiga un crimen del siglo XV desde una cama de hospital sin salir a la calle. ¿Resultado? Hace poco les hablé de mi pasión por el linaje inglés de los Tudor, pero les dije que, en general, me apasionaba la historia de Inglaterra. Los Tudor, por muy interesante que fuera su reinado, es una simple parte de la historia. A excepción de las idas y venidas de católicos y protestantes al trono (para cuando un libro dedicado a mi amada e injustamente olvidada Jane Grey?), y la aparición en escena de María Estuardo y su rivalidad con su prima Isabel, digamos que esta parte de la historia inglesa es bastante lineal. Pero no se puede decir lo mismo de la situación en Inglaterra antes de que Enrique VII, el primer Tudor, subiera al trono. A finales del siglo XIV la Casa de Plantagenet llegó a su fin, comenzó la guerra de las Dos Rosas, enfrentándose a dos de sus ramas, la York y la Lancaster... y fue entonces cuando Ricardo III llegó al mundo, ese personaje histórico lleno de enigmas, de interrogantes no resueltos, que ha pasado a la historia como un asesino de niños, defenestrado por los propios ingleses hasta el día de hoy, que fue derrotado por Shakespeare en su obra homónima... ¿Quién era Ricardo III? ¿Por qué hizo lo que hizo, o lo que dicen que hizo? ¿Por qué pasó de ser amado por su familia y los ingleses a ser odiado por sus supuestos crímenes? ¿Realmente se convirtió en el monstruo que dicen que fue? ¿Mató a sus dos sobrinos, a dos hijos, a los hijos de su hermano, para eliminar a posibles oponentes al trono? Usted dirá por qué este escándalo histórico. Bueno, esta novela, la cuarta protagonizada por el inspector Alan Grant, es una historia de detectives muy, muy especial. Tan especial que es considerado el mejor de su clase. Sí, tenemos un complot policial y estamos buscando a un asesino. Y sí, tenemos asesinatos, crímenes, tramas, traiciones, pistas falsas, grandes personajes, mentiras, verdades, misterios, rencores, falsos testimonios... pero ocurrió hace más de 500 años. El inspector Grant es un detective convaleciente en una cama de hospital, aburrido hasta el infinito y más allá, que se considera un experto en el estudio de los rostros. Una amiga suya, Marta, le hace retratos y fotografías de personajes históricos, hombres, mujeres, niños, para que pueda entretenerse estudiándolos y tratando de adivinar su carácter. Pero uno, sólo uno de esos retratos, realmente llama su atención, y decide resolver un enigma que lleva cinco siglos esperando ser resuelto: el de Ricardo III, rey de Inglaterra y señor de Irlanda, el que amó a su hermano Eduardo IV y que fue fiel hasta su muerte, pero que más tarde se obsesionó con acceder al trono y comenzó a cometer barbaridades... supuestamente. Si tuvo que decapitar consejeros, tirar el nombre de su madre al suelo, encerrar a sus dos sobrinos en la Torre de Londres y luego matarlos, lo hizo... otra vez, supuestamente. En una palabra, fascinante. Grant, pidiendo favores a las enfermeras (los apodos que les da son geniales), a sus amigos, a una beca que recibe del Museo Británico (y que será decisiva en la investigación, porque irá a todos los lugares a los que no puede ir porque está postrado, además de servir de contrapunto a todas las teorías), comienza a recopilar, amontonar, leer sin parar, Libro de historia tras libro de historia, tratando de desentrañar la madeja de lo que era cierto y de lo que era mentira, de lo que se omitió y de lo que se exageró, donde las animosidades personales estaban implicadas por parte del historiador de turno y donde el historiador de turno simplemente no se mojaba, hablaba de rumores de oídas o de repetición de rumores de goles (Tomás Moro está en el nivel del betún).Y así, dejando a un lado la morralla, desenmascarando las mentiras, tirando de hilos imperceptibles, poco a poco va apareciendo ante nuestros ojos un desconocido Ricardo III, un Ricardo III que, como sucede con muchos personajes históricos, sólo lo sabemos por lo que nos han querido contar. Y la Historia es escrita a menudo por los vencedores, por los que tenían intereses ocultos, por los que decidieron lo que debía suceder a la posteridad. Este ha sido el caso desde que el mundo es el mundo y desde que el futuro de la historia está escrito. ¿De verdad mató a sus sobrinos y los aisló entre las paredes de piedra? Por qué? ¿La familia de su hermano le tenía tanto miedo? ¿Estaba realmente tan desesperado por acceder al trono? La verdad es la hija del tiempo. De este antiguo proverbio viene el título de la novela, y creo que es maravilloso. Sólo el tiempo, y no siempre, tiende a poner las cosas en su lugar, y desde la

Información sobre la editorial

RBA

RBA, grupo español de comunicación fundado en Barcelona en 1981 con presencia en la edición de libros, revistas y coleccionables, está presidido por Ricardo Rodrigo Amar, que también posee el 85% de las acciones del grupo. Actualmente (2014) edita 28 revistas, incluyendo Lecturas, Saber Vivir, El Mueble, la edición española de National Geographic, la edición portuguesa de Elle y la satírica de El Jueves.